Lunes, 23 de Septiembre de 2019      

PEDRO ECHAGÜE: Calles en orden, misión cumplida

Destacada figura de la historia argentina en diversos campos. Amigo de Sarmiento, se radicó en la provincia y promovió la nomenclatura y numeración de las arterias sanjuaninas. Un símbolo del progreso.

Sobre la calle Pedro Echagüe

Si de calles provinciales se trata, la figura de Pedro Echagüe ocupa un lugar fundamental, tanto como que fue el primero en organizar los nombres y numeración de las vías sanjuaninas, en 1872.

Más allá de este “detalle” Pedro Echagüe fue un multifacético hombre, de relieve en la historia argentina.

Tanto que participó de muchos hechos históricos en sus diversos “papeles”. Fue militar, escritor, periodista, funcionario, autor teatral, juez, amigo de Sarmiento, soldado de Lavalle, perseguido por Rosas y perseguidor del Chacho Peñaloza, entre otros “menesteres”.

Cuando se radicó en San Juan, entre otro cargos, fue Instructor General de la Policía, cargo similar al de intendente.

Es ahí cuando decidió ordenar las calles de la provincia con nombre y números, tal como las conocemos hoy.

Don Pedro Echagüe nació en Buenos Aires el 8 de octubre de 1921. Fue a las aulas del Colegio de Ciencias normales y a la Facultad de Medicina de Buenos Aires. Tuvo que interrumpir sus estudios y huir a Uruguay por la persecución del gobernador Juan Manuel de Rosas.

Ahí arranca su faceta periodística, cuando empezó a escribir en una columna de un diario oriental y despotricaba contra la tiranía de Rosas.

Su natural ímpetu juvenil encontraba más expeditiva la espada que la pluma y decidió unirse al ejército del General Lavalle, que combatía a Rosas. Volvió al país y se enroló en esas filas donde tuvo activa participación en la campaña de 1840 y 41.

Por su eficacia en las filas fue ascendido rápidamente, por Mariano Acha y el general Lamadrid, hasta llegar a Teniente Coronel.

Tras la trágica muerte de Lavalle emigró y tuvo reiterados pasos por Bolivia, Perú, Ecuador y Chile, donde escribió en varios diarios. Justamente en el país trasandino, su vida tuvo un punto de quiebre: Conoció a Domingo Faustino Sarmiento. Desde ahí fue su amigo y compañero inseparable.

De vuelta en el país, Echagüe se trasformó en un precursor del teatro nacional, al escribir varias obras.

Al regreso de Sarmiento a San Juan, Don Pedro lo acompañó contribuyendo a la fundación del Colegio Santa Rosa de Lima y del diario “El Zonda”, del cuál fue uno de sus principales redactores. En esta tierra también encontró el amor ya que se casó con Epifanía de la Barrera, de una tradicional familia sanjuanina. Con ella tuvo a sus hijos. Entre ellos Juan Pablo, destacado escritor.

En San Juan, Echagüe también fue Inspector General de Escuelas y Juez del Crimen. En esta última función persiguió hasta La Rioja al bandido, Angel “Chacho” Peñaloza.

Falleció en San Juan, su tierra por adopción, el 5 de julio de 1889, a los 76 años.

Casa y biblioteca

Su casa de toda la vida, en San Juan, fue la casona colonial de calle 25 de Mayo, entreAlem y Santiago del Estero, donde hoy funciona la biblioteca con el nombre de su hijo, Juan Pablo Echague. En la década de 1920 se aprobó rebautizar la calle que hoy lleva su nombre (la siguiente al norte de 25 de mayo). Hasta esa arteria llegaba el fondo de su casa originalmente.

Fuente: Diario de Cuyo. 13 de junio de 2007



El 23 de septiembre de 1947 se promulga la Ley 13.010, que instituye el voto femenino obligatorio.